Jump to content
Naturaleza
Conéctate para seguir esto  
Guillermo Menéndez

detalle del Pastizal

Recommended Posts

Guillermo Menéndez

 

 

Un individuo macho de Sporophila caerulescens se alimenta en el pastizal próximo a la Quebrada de los Cuervos..

                                                                                  Sierras del Yerbal, Treinta y Tres, Uruguay.

 

1945389041_Sporophilacaerulescens1.thumb.jpg.4ed774f3041d845ab0a8200fe4976a5b.jpg

 

                                                    969547285_logoamano183.thumb.jpg.8dd913d7fb1d8f0e3c608a25d0cbae52.jpg

Editado por Guillermo Menéndez
  • Like 4

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios
Daniel Diaz

Tenía un juvenil de éstos que vino a picotear el vidrio de la ventana (de mi anterior casa) todos los días durante dos primavera/veranos enteros! A las 5 de la mañanaaaa! Jaja, una preciosura. Llegué a tirarle una pantufla contra el vidrio. Mis gatos ni lo miraban ya. 

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Registra una cuenta o conéctate para comentar

Debes ser un miembro de la comunidad para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrate en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una cuenta nueva

Iniciar Sesión

¿Ya tienes cuenta? Conéctate aquí.

Iniciar Sesión
Conéctate para seguir esto  

  • Contenido Similar

    • Guillermo Menéndez
      Por Guillermo Menéndez
      En el Uruguay existe una mística entorno a la vida a campo, entre montes y pastizales naturales. Su origen puede encontrarse en nuestra literatura clásica e incluso en la visión de los viajeros que conocieron la antigua Banda Oriental. Se trata de un universo habitado por gauchos libres, muchas veces fuera de toda ley humana, tigres, pumas, venados y ñandúes, un entorno de verde extendido más allá del horizonte, surcado por poderosos ríos e incontables cursos de agua menores.
      Mientras que las sociedades actuales se debaten en la insustentabilidad en la que se cimientan, entre decenas de actividades aparentemente impostergables y en su mayoría inútiles, allá en las pampas del norte, aunque despobladas deliberadamente de parcialidades indígenas y de yaguares, la vida sigue su antiguo curso, ajena a las preocupaciones del siglo XXI. Esas son las tierras indómitas del venado y el ñandú, que tan feliz me hacen sentir cuando las recorro con la cámara.
      Un macho adulto de Ozotoceros bezoarticus otea el viento desde un pastizal del norte uruguayo

      Una hembra de la misma especie se alimenta y actúa de modo similar al que lo hizo, durante los últimos milenios.
      Un macho juvenil, con las astas incipientes, me observa curioso.

      Un grupo de ñandúes en plena temporada reproductiva, se valen de su privilegiado sentido de la vista para mantenerse atentos a la presencia de posibles predadores.
      Otro grupo se alimenta apaciblemente en la vasta superficie ondulada del noroeste.
       
      Centrados en estas dos especies tan representativas de nuestra fauna silvestre, estamos intentando dar forma al primer episodio audiovisual de una serie, que pensamos llamar "Libres y Salvajes". En cuanto esté listo, publicaré un post en el foro para compartirlo con ustedes. Deseo que este tiempo de reclusión que muchas personas están viviendo actualmente, sirva para la reflexión sobre nuestra conducta como individuos y como sociedad, de tal manera que nos permita evitar repetir los errores y reformular nuestros vínculos con el Planeta y todo aquello que contiene.
      Un abrazo!
      click para suscribirse al canal

       
       
       
       
  • Temas

×
×
  • Create New...

Important Information

Términos y condiciones de uso de Naturaleza